Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SORIA

'Expediente Rojas', una historia silenciada

Pierre Monteagudo reivindica la figura del astrofísico Héctor Rojas en un libro que se presenta en el Casino mañana jueves

P. Pérez Soler
01/03/2017

 

Dicen de él que fue un gran astrofísico y que calculó el lugar del primer alunizaje, también que participó en las misiones de la tripulación Apolo a la luna y que era un gran experto en suelo lunar, asesor al servicio de la Nasa entre 1966 y 1971. Hasta que unos años después al doctor Héctor Rojas se le ocurrió proponer al Gobierno norteamericano la divulgación de sus investigaciones y las cosas cambiaron. Tanto, que el brillante científico estuvo medio año retenido y después apenas recordaba sus investigaciones... La historia de este venezolano la cuenta Pierre Monteagudo –de profesión docente de formación profesional y de vocación divulgador científico– en Expediente Rojas, un libro que en un principio sólo iba a dedicar un capítulo al astrofísico y luego lo ocupó al completo. «Toda mi vida tenía el sueño de escribir un libro sobre temas como el funcionamiento del universo, la evolución humana y el encuentro entre especies inteligentes, pero al investigar pensé que la brillante trayectoria de este científico merecía un homenaje póstumo y saber por qué su historia ha sido silenciada», explica.
«Lo conocí cuando era niño porque mis padres eran estudiantes de su grupo, en Venezuela. Escuchaba las historias de sus viajes a la luna, de sus disertaciones sobre el universo, todo eso...», cuenta Pierre Monteagudo, que vive temporalmente en la capital, donde ejerce de profesor en el centro de formación Training Soria.
Los pormenores de esta historia se escucharán mañana en el Casino Amistad Numancia, en la charla que ofrecerá el autor en torno al libro a partir de las 20 horas, una historia que al autor le llevó tres años de investigación, según su testimonio.
Monteagudo se refiere a Rojas como «un activo de la humanidad y un científico en la élite del conocimiento, que fue determinante para llevar al hombre a la luna». El autor confiere al científico el Método Rojas, una técnica matemática que permitía calcular con exactitud dónde y de qué manera debían aterrizar las naves tripuladas, atenuando el riesgo para los astronautas, a quienes asesoró «sobre cómo debían moverse por la luna para no incurrir en algún error. Fue asesor de los astronautas que pisaron la luna y en la misión Apolo XI».
A los tres años de trabajar para la Nasa, el científico se plantea «democratizar el conocimiento”, razón por la que pide una entrevista al presidente de EEUU y acaba siendo derivado al Departamento de Estado y a Henry Kinsinger.
«Rojas se disponía de hacer de dominio público informaciones sobre investigaciones científicas para que se aprovecharan en América y en Europa. Quería dar a conocer sus investigaciones, sus inventos… Y cuando propuso eso, a los estadounidenses les sonó a traición, como si fuera a poner en conocimiento de los rusos información vital para la carrera espacial. Cuando hizo su último viaje a Estados Unidos permaneció allí retenido, no se sabe de qué manera, lo que sí sabemos es que a su regreso tenía importantes limitaciones congnitivas producto de una serie de cosas que cuento hasta donde es posible en el libro», dice Pierre Monteagudo
El docente afirma también que «se le practicó una serie de técnicas para un borrado selectivo de su memoria. Textualmente el científico habló de que habían puesto sobre su cabeza una máquina generadora de un potente campo electromagnético, que le habían dejado casi a cero». A su regreso a Venezuela su perfil médico había cambiado y los profesionales «no encontraron explicación a lo que sucedía».
Estábamos en plena Guerra Fría y se imponía el silencio. Rojas tenía cerca de 50 años y «una trayectoria que merece ser recordada».

Última hora

© Copyright SORIANA DE EDICIONES S.A.
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@ds-elmundo.com

SORIANA DE EDICIONES S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria