Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

SIN ACRITUD

Una calle para Virgilio

 

A VECES, la sociedad camina por un lado y los poderes políticos por el contrario, aunque, cierto es reconocer que una sociedad sin la jerarquía del poder es como una casa de varios pisos sin ascensor ni escalera.

También inquiero que los grandes hombres no necesitan ni adulación ni loas, bastante tienen con que se recuerde su nombre, pero como decía don Antonio: ‘Cuando recordar no pueda, / ¿Dónde mi recuerdo irá?. / Una cosa es el recuerdo / y otra cosa es recordar’. Por eso, porque la memoria es la centinela del cerebro y para que el recuerdo no consista en una hora de trabajo del marmolista del mausoleo, es bueno que esta permanezca entre los convecinos y más cuando hay, a modo de reconocimiento, un perenne gesto de gratitud.

Aún así es difícil saber donde termina la corrección y donde empieza la adulación, pero este no es el caso ya que, en opinión del que suscribe, las lisonjas al caso de que se trata, que se las merece, sobran. Se trata, sencillamente, de un acto de gratitud social, sin más, y como es sabido que el agradecimiento envejece rápidamente, más vale hacerlo pronto que nunca.


El Viernes de Toros, a media mañana, me comunicaron por teléfono que Virgilio Velasco, alcalde que fue de nuestra Ciudad en la 3ª y 4ª legislatura de esta democracia que felizmente gozamos, había fallecido. Me impactó la noticia y mucho.

Me llevaba con Virgilio estupendamente – es difícil llevarse mal con un caballero en su comportamiento -; charlábamos ratos y más ratos cuando nos veíamos sobre temas nimios o, de calado profundo, con sus análisis plenos de chispa y gracejo, su cordialidad y su amplísima cultura que le permitían ser maestro pedagógico en tal o cual conversación. ¡Escribes más que El Tostao! me decía, aludiendo a aquel clérigo escritor que llegó a académico y a ser obispo de Avila, Alonso Fernández de Madrigal, que murió joven (1410 – 1455), enterrado en la catedral abulense en un suntuoso sepulcro que es a la vez retablo y altar, mandado hacer, a principios del s. XVI por el obispo Alonso Carrillo de Albornoz, de ascendencia soriana por su apellido.

Y recordé, por ser el día festivo del Viernes de Toros, un capítulo de mi Enciclopedia de las Fiestas de Calderas: Un Viernes de Toros a principio de la década de 1940, publicado en la Revista de Soria monográfica de los Sanjuanes, 1973, firmado por V.V., iniciales que rápidamente supe respondían a Virgilio Velasco.

Del autor digo que describe la fiesta con ‘una prosa de encomio, bella, a veces casi poética en su narración, castellana, directa, costumbrista… una sucesión de instantáneas plenas de tipismo y del acervo más secular de ese callejón de la plaza de toros, un submundo anárquico y espontaneo… visto por un niño de derechas que no tenía padrino alguno’.

He releído varias veces el texto y, en verdad no solo no envidia a lo mejor que se haya escrito sobre estos episodios de la fiesta sino que, no tengo pudor en decir que, lo considero, sin duda, el mejor. Caminamos por la 10ª Legislatura de Alcaldías de esta Ciudad desde que el 19 de abril de 1979 se constituyera. 11.00 horas, la primera Corporación Municipal elegida democráticamente tras el franquismo, siendo alcalde José Luis Liso Marín.

Se continuarían en el sillón de corregidor, valga la expresión, Virgilio Velasco, Javier Jiménez Vivar, Eloisa Alvarez Oteo, Encarnación Redondo Jiménez, y, el actual alcalde Carlos Martínez Mínguez. Considero, en justicia, que la Comisión Municipal de Recompensas debería tratar y aprobar el hecho de que todos los alcaldes de este periodo democrático tuvieran su calle. No obstante se, que, a veces, juzgar a los demás es un trabajo estéril, aún así, ahí va mi propuesta. Tengo un libro acabado de las actuaciones, obras son amores, de cada uno de los alcaldes que, tal vez algún día, espero que pronto, vea luz.

Última hora

© Copyright SORIANA DE EDICIONES S.A.
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@ds-elmundo.com

SORIANA DE EDICIONES S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria