Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

VETERINARIA

"La normativa de bienestar animal aporta importantes beneficios a los ganaderos"

Blanca Heras Mateo apuesta por lograr un punto medio entre la productividad y la calidad de vida de los animales

Ana P. Latorre
23/05/2016

 

Blanca Heras Mateo, veterinaria y bromatóloga especializada en alimentación animal y humana, se dedica al asesoramiento y a la enseñanza en materia de higiene, calidad y seguridad alimentaria y medio ambiente, desde la producción primaria en ganadería hasta la transformación, venta de alimentos y distribución para la alimentación humana o animal. «No solo es necesario adaptarse a la normativa de bienestar animal, sino que conlleva importantes beneficios para los ganaderos. Hay que hacer una buena interpretación de las normas, sin exageraciones, y lograr un punto medio entre la productividad y la calidad de vida de los animales», indica.

Para la experta, el bienestar animal implica que, «dentro de lo que se pueda, teniendo en cuenta el manejo actual de los animales, se les permita estar en condiciones similares a las de su entorno y hábitat natural, con unas condiciones mínimas de libertar y de manejo para evitar miedo, estrés, dolor o enfermedad, hambre o sed...». Los países nórdicos, Inglaterra y Holanda son los más avanzados en cuanto a defensa en el trato de los animales, «por un mayor contacto con los animales y una mayor sensibilización social». «Poco a poco se ha ido extendiendo por otros países europeos y en la actualidad hay controles y movimientos en pro del cuidado de los animales», indica la especialista.

«La producción intensiva y su interés por aumentar la productividad, más cantidad y calidad en menos tiempo y espacio, genera situaciones de dudoso bienestar para los animales y, sobre todo, situaciones de estrés para los mismos», explica la veterinaria. Eso se debe a problemas de falta de espacio en explotaciones, hacinamiento en el transporte de aves, jaulas juntas y con poca ventilación e higiene y sacrificio en condiciones poco adecuadas. Ello ha dado pie a la puesta en marcha de una normativa que controle las explotaciones de ganado para que cumplan unas normas mínimas de bienestar animal.

Los efectos

La experta añade que los estudios científicos demuestran que «el sufrimiento y la falta de confort» general disminución de la capacidad productiva de los animales, aparición de enfermedades, disminución de la calidad de sus productos y, en definitiva, pérdidas económicas para los ganaderos. De ahí que las normas de bienestar animal conlleven una mejora de la producción y de la calidad de los productos que llegan al consumidor.

La normativa afecta, principalmente, a sectores como el porcino, avícola, vacuno, mataderos y transporte, que «deben acondicionar sus instalaciones, métodos de trato y costumbres en cuanto a la cría o manejo de los animales». «En el sector porcino hay una normativa específica y bastante exigente en cuanto a instalaciones y manejo, ya sea en intensivo como en extensivo. Supone mayores exigencias en intensivo», explica la experta, quien incide en que hay normativa para la cría de ganado intensivo y para la cría de ganado extensivo (ibérico de bellota, cebo, recebo...). En el sector avícola, tanto en explotaciones de aves de carne como ponedoras, hay normativa sobre cambios en instalaciones y manejo y, sobre todo, afecta a explotaciones y dimensiones y número de animales que se pueden tener en un espacio determinado. En el sector vacuno, se establecen reglas para la cría de terneros para carne.

En el caso de los mataderos, la normativa incluye el manejo y el alojamiento de los animales antes del sacrificio y la exigencia de métodos de aturdimiento concretos para cada tipo de animal. «Es necesario siempre que estén conscientes y que se apliquen métodos concretos, no cualquiera pata aturdirlos», añade Heras Mateo. Y en el apartado del transporte, se establecen medidas en cuanto a duración de viajes, descansos, paradas, vehículos habilitados y homologados, ventilación... Afecta a transportistas de animales vivos.

Como conclusión, la veterinaria indica que «todas las personas que tengan algún tipo de explotación para cría o producción «debe cumplir al menos la normativa general en material de bienestar animal y la relativa a la especia o a la actividad concreta, como transporte o sacrificio».
Deben tener formación en materia de bienestar animal, mediante un certificado, las personas que estén en contacto con los animales de una explotación de ganado tanto general como específico para el sector porcino, avícola, terneros o sacrificio. Además, deben contar con un certificado para el transporte de animales las personas que se dedican al transporte de animales vivos, trabajadores de explotaciones de animales y personas que vayan a transportar animales vivos (más de cuatro perros o gatos o animales de cría o renta...). En Soria hay empresas que preparan cursos de formación.

Las ventajas

«La puesta en marcha de medidas de bienestar animal en las explotaciones conlleva numerosas ventajas, no solo para el animal, sino también para el ganadero. No se pueden ver a corto plazo pero está demostrado mediante estudios científicos que mejoran la productividad y la calidad de los productos. Además, en los animales mejora su resistencia a las enfermedades», asegura la experta. Todo ello se debe a que tienen más espacio y libertad de movimientos, mejor ventilación... Además, los animales se juntan en grupos o manadas como si estuvieran en su hábitat natural, con zonas de alimentación, de descanso, con objetos de juego o entretenimiento...

La aplicación de la normativa consigue que los animales estén más sanos (mayor resistencia a enfermedades y menos bajas por enfermedad y en el nacimiento), aumenta la capacidad productiva (número de animales por parto, menos bajas al nacer y menos abortos, más peso al nacer, esperma de los machos más eficaz y más cantidad...), engordan mejor y tienen menos calor por falta de espacio (muy importante en aves y cerdos, ya que pueden morir porque son animales que no sudan).

En el caso de las aves, es importante que las jaulas de ponedoras y las de engorde sean más grandes, que se encuentren en libertad o en corrales, que se regulen las horas de luz para que tengan ritmos cardíacos normales. El transporte también es clave para que no lleguen al matadero asfixiadas... Los beneficios son que ponen huevos más grandes, de mayor calidad y con cáscaras más resistentes, hay menos bajas, los canales de aves de carne son mejores y disminuye el índice de conversión. Hay otras ventajas como que se evitan comportamientos agresivos y peleas entre animales, así como otros comportamientos extraños por falta de espacio para moverse (comer cosas no comestibles, morder barrotes...).

Los animales que provocan estrés antes del sacrificio, tanto terneros como cerdos y aves, ofrecen una carne de peor calidad. «En estos casos, el metabolismo postmortem hace que las carnes sufran un ablandamiento de canales, lo que modifica el PH, y se obtienen carnes duras, muy oscuras, secas o poco jugosas, fibrosas, difíciles de masticar, con más cantidad de microorganismos, sobre todo salmolena en las aves...

Las infracciones

Si no se cumple la normativa de sanidad animal pueden detectarse infracciones leves (sanciones de 600 euros), infracciones graves (sanciones de 600 a 6.000 euros) y muy graves (sanciones de 6.000 a 100.000 euros). En el primer apartado encontramos infracciones como daños animales sin lesiones o secuelas o abandonos; en el segundo mutilaciones no permitidas, maltrato con lesiones y oposición al trabajo de la administración para comprobaciones; y en el tercero no aturdir a los animales antes del sacrificio, aportad documentación falsa, liberación incontrolada, matar sin motivo... La sanción grave puede derivar en el cierre de una explotación.
Si se considera un delito penal, puede haber castigos incluso de cárcel. Además, pueden suprimir las ayudas de la PAC, subvenciones y comercio de animales intracomunitarios.

© Copyright SORIANA DE EDICIONES S.A.
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@ds-elmundo.com

SORIANA DE EDICIONES S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria