Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

PICO JARIO (1.914 METROS)

El camino más alto de Sajambre

Ruta por sus bosques y praderíos hasta la cumbre que mejor muestra la grandiosidad de los Picos de Europa desde la vertiente de Castilla y León

EDUARDO RODRÍGO
07/08/2017

 

Nuestra ruta de hoy propone una jornada apta para todos los públicos. En temporada estival resulta de lo más agradable y disfrutona ya que, si bien acumula un desnivel de casi mil metros, ofrece una variada serie de paisajes y puede dividirse cómodamente si es que el excursionista decide hacer parada, o fonda, en el Refugio de Vegabaño situado en nuestro paso.

El camino de ascensión al Pico Jario lo iniciamos desde el pueblo de Soto de Sajambre, (925 m.). Es un privilegio que la vertiente leonesa de los Picos de Europa esté todavía tan poco visitada si lo comparamos con la asturiana o la cántabra al hablar de Los Lagos de Covadonga o Fuente Dé. Y lo es porque son los valles de Sajambre y Valdeón los que expresan con mayor rotundidad el singular valor paisajístico que atesora el Parque Nacional de Picos de Europa. Sus densos bosques de hayas y robles hacen aún más impactantes las formaciones kársticas de las afiladas moles que emergen en los macizos del El Cornión y Los Urrieles, los cuales contemplaremos en parte en el transcurso de nuestro caminar en el día de hoy.

Aún existe en lo profundo del valle de Sajambre pueblos como Pío y Vierdes donde el tiempo parece que se detuvo no se sabe cuándo. Caminando por Soto veremos, al iniciar la ruta, la casa de los tiros con la fachada acribillada por los proyectiles, testimonio de la guerra civil. Un poco más adelante, el lavadero, bellamente restaurado con el borde de piedra inclinada al pilón para restregar sobre ella la ropa al enjabonarla y al lado una fuente de dos caños donde cargamos nuestro bidón, con inscripción ilegible en su frontispicio.

Dejando el caserío de Soto ascendemos en dirección NE por un camino carretero entre las praderas de La Cubiella, donde aún siegan la hierba de sus pastos los hombres del lugar. Después nos adentramos en un bosque, pisando un tapiz de hojarasca húmeda que esperará al otoño para que la cubra el nuevo manto de hojas que hoy nos protege de este incesante calor. Cruzamos casi a 1.100 metros la riega de Miraño por una pasarela de madera y seguimos de frente, orientados al SE, dejando a la derecha un camino más estrecho y empinado. El bosque de robles, al ganar altura, va dando paso al hayedo, pero uno y otro muestran su extraordinario porte y frondosidad. Al cabo de una hora y media de ascenso tras varias revueltas llegaremos, a La Pedrona, donde encontramos la pista forestal que viene desde Soto, otra vía posible de ascenso, sin embargo, nada recomendable para el caminante si no es para detenerse en el mirador de Los Porros donde la vista sobre el valle de Sajambre es sencillamente maravillosa. En este cruce, una señalización indica que debemos continuar en dirección Este por la ancha pista, que termina unos metros más arriba con una barrera que impide el paso a los vehículos a motor. Los pocos coches que allí están muestran su autorización, ya que la legislación del Parque prohíbe la circulación a vehículos no autorizados.

Tras medio kilómetro más de andadura estaremos en la majada de la Vega de Abaño o Vegabaño, que cruzamos en diagonal, dejando los chozos de El Cabezo a nuestra izquierda, hasta el refugio situado en el fondo de la pradera a 1.432 metros. El paraje, por su variedad de contrastes y la amplia panorámica de cumbres, es uno de los más bellos de estas montañas. A partir de un intenso zócalo de colores verdes que forman prados y bosque, se alzan las agrestes laderas por donde se abren sendas que nos parecen inverosímiles desde donde estamos y que llevan a las cumbres más altas del macizo Occidental. Desde este refugio se pueden iniciar ascensiones a Los Maledizos y Torre Bermeja, o llegar a Vega Huerta por la Canal del Perro para ponerse en la base de Peña Santa, que se llama de Castilla, por gracia de los propios asturianos cuando la ascendían, según un cantar popular que dice;

‘Altos son Picos Urrielos,
altos son por maravilla,
más alta es la Peña Santa
que se ve toda Castilla’.

Sin irnos a estos grandes desafíos, nuestra ascensión al Jario nos dará también muchas satisfacciones, de modo que continuamos ruta vadeando el río Truégano por detrás del refugio hasta alcanzar una pista ancha, que cruzamos casi en perpendicular para tomar un sendero que se adentra en el bosque. En la siguiente bifurcación elegimos el camino de la derecha que sube bastante abarrancado paralelo al río por la ladera oriental. Más arriba, gana altura en tres cómodas curvas y pasada la segunda encontramos una fuente con abundante caño. Alcanzaremos la majada Llareya por una senda directa que tomamos a la derecha, antes de que el camino empiece a descender.

Desde las praderas de Llareya, (1.520 m.), donde aún existe un chozo y varias ruinas de otros, es visible la cumbre del Pico Jario. Ascendemos en dirección SO tratando de encontrar una senda cómoda por donde progresar, con nuestra mirada siempre puesta en el collado que tenemos que alcanzar entre el Pico Jario y el alto de Neón; la Boa Neón a 1.771 metros. Superando este collado giramos a nuestra izquierda donde distinguimos una senda que nos permite remontar la ladera sin abandonar su traza casi hasta la cumbre. Desde el Pico Jario, a 1.914 metros de altura, se domina una panorámica incomparable de Picos de Europa, tanto de El Cornión, como de una parte del macizo Central y apreciamos mejor que nunca la belleza y el gran valor de los valles leoneses de Sajambre y de Valdeón.

La bajada la realizamos descendiendo de la cumbre por el lado Este, por un tramo más abierto que nos deja 50 metros más abajo en el collado de Los Anoyos o de La Muda, desde donde bajamos el praderío ya sin más dificultad que la que nos proporciona el cansancio de esta bella y placentera jornada.

© Copyright SORIANA DE EDICIONES S.A.
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@ds-elmundo.com

SORIANA DE EDICIONES S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria