Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El policía digital de los accidentes de circulación

La Usal crea una herramienta que realiza una reconstrucción «fidedigna» del siniestro a través de las deformaciones de los vehículos

E. L.
20/12/2016

 

El 112 recibe una llamada y la maquinaria empieza a funcionar. Sanitarios y cuerpos y fuerzas de seguridad del estado se trasladan al lugar del accidente de circulación. Balance: tres turismos implicados y dos fallecidos. Las ambulancias regresan a los hospitales con los heridos leves, y la policía se queda en el lugar del siniestro para averiguar el porqué de una situación que se repite una y otra vez, sin solución, y que cada año se cobra más víctimas que cualquier conflicto armado.

Los investigadores del suceso lo primero que hacen es efectuar las mediciones. En la mayoría de las ocasiones se realizan con cinta métrica. A continuación, se buscan los puntos de referencia y se sitúan las posiciones de los vehículos, huellas, restos y elementos que se quieran identificar. La recogida de datos es rudimentaria y se basa en la subjetividad de los agentes, con lo cual en muchas ocasiones los resultados no son los esperados.

Ante esta situación, un grupo de investigadores de la Universidad de Salamanca (Usal) ha creado una herramienta que analiza las deformaciones de los vehículos implicados en el accidente de tráfico y, a partir de ahí, calcula la velocidad a la que se produjo el impacto. «Es una reconstrucción fidedigna, milimétrica, del siniestro con un valor adicional inteligente», señala Diego González Aguilera, científico de la Escuela Politécnica Superior de Ávila.

La información que aporta Crashmap –así se llama el sistema– es «clave» para que las fuerzas de seguridad reconstruyan la situación y dilucidar el daño. «Hasta ahora la velocidad se averiguaba con métodos muy poco expeditos», reconoce, al tiempo que indica que, por ejemplo, la distancia de frenado se medía por las marcas que dejaban los neumáticos en el asfalto. Sin embargo, los nuevos sistemas ABS evitan esas marcas, de manera que se ha quedado obsoleto.

La reconstrucción de accidente, tal y como explica, tiene un problema y es que no se puede volver al escenario del suceso. Por este motivo, es necesario recopilar toda la información posible de manera fiable en los primeros instantes. El sistema redunda en que el procedimiento de toma de datos se simplifica en la escena del accidente y los informes policiales están basados en un cálculo mucho más «riguroso y robusto».

«Es una herramienta que va a permitir en todo momento reconstruir el siniestro como si fuera una radiografía en tres dimensiones», destaca el investigador, que añade que la tecnología ha sido probada durante año y medio por la Policía Local de Salamanca, la cual no solo la ha aplicado en accidentes de tráfico, sino en atropellos. En concreto, se ha testado en más de 50 sucesos.

Crashmap está en la nube y el grupo de investigación no participa en la toma de datos. Éste se encarga de hacer el cálculo, por eso es tan importante que los agentes controlen el proceso. Para ello, con una sesión formativa la policía y la guardia civil pueden seguir el «sencillo protocolo». «Nosotros nos encargamos del cálculo que está muy automatizado», subraya González Aguilera.

¿Cómo funciona? El primer paso es calcular la posición en la que se tomaron las fotografías. En segundo lugar, se procede a la reconstrucción del accidente de tráfico en tres dimensiones. El tercer paso es hacer un análisis de las deformaciones de cada vehículo y de cada vestigio que los agentes determinen (abollones en el coche, en la farola, marcas en el pavimento...).

El funcionamiento será a través de pedido, es decir, la persona interesada envía un paquete de datos después de introducir su usuario y su contraseña «de máxima seguridad». Éste tiene un identificador alfanumérico y encriptado para no sufrir «ningún fallo», y el grupo de la Usal recibe la información, la descrifra y se pone a procesarla. Cuando está listo envía un correo electrónico con el estado del pedido. «Normalmente se resuelven todos los casos, pero algunos no han podido, ya que el protocolo de toma de datos o las fotografías habían fallado».

El proyecto surgió porque hace varios años comenzaron a trabajar en la reconstrucción de crímenes en tres dimensiones. No obstante, el profesor de la Usal reconoce que las técnicas «no eran lo suficientemente cómodas» para que un usuario no experto pudiese acometer el procedimiento. Ahora, con el paso del tiempo y la evolución de las tecnologías, han aplicado estos conocimientos a los accidentes. De hecho, lo han desarrollado de forma abierta para la comunidad científica y que ésta lo pueda utilizar para otros asuntos. Cuenta con un núcleo común que se adapta a necesidades concretas.

Para González Aguilera, la herramienta es diferente a lo que existe en el mercado. Es verdad, manifiesta que hay muchos sistemas que reconstruyen los siniestros, pero la principal diferencia con estos es que no quiere competir con ellos, sino complementarlos. En este sentido, afirma que los agentes simulan cómo ha surgido. «Se imaginan cómo es la situación y lo introducen en el programa. Nosotros no queremos competir con ellos, lo que queremos hacer es dar una herramienta que va a permitir calcular los parámetros que luego se introducen en el simulador con la mayor precisión posible», asegura.

Respecto a las ventajas, opina que la principal es el bajo coste. En esta línea, comenta que están valorando su explotación, ya que tanto policía como guardia civil quieren el pago por uso. El segundo valor añadido es la precisión en el cálculo. El broche lo pone el valor de la herramienta que es «más alto» cuanto más grave es el accidente. Y es que, como él mismo considera, cuando hay víctimas mortales las aseguradoras reclaman que los informes periciales sean lo más completos y precisos posibles.

Los clientes potenciales son los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. En este sentido, sostiene que hicieron un estudio de mercado y preguntaron a las aseguradoras más conocidas, pero éstas reconocieron que la herramienta «está muy bien», pero no para adquirirla ellas. Y es que, según recuerda el investigador, los primeros en llegar al lugar de los hechos son la policía o la guardia civil. «Si los informes están completos, no tienen que enviar a los peritos a encontrar respuestas a los desguaces», sentencia.

De cara al futuro, van a reunirse con el Ayuntamiento de Salamanca para comprobar el grado de satisfacción del sistema y entablar conversaciones para su explotación. Además, quieren seguir mejorando la herramienta, que se ha podido desarrollar gracias al apoyo del Instituto de Ciencias de la Seguridad (Cise) de la Universidad de Salamanca.

Última hora

© Copyright SORIANA DE EDICIONES S.A.
C/ Morales Contreras, 2. 42003 Soria. España
Contacte con nosotros: redaccion@ds-elmundo.com

SORIANA DE EDICIONES S.A. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.

Edigrup Media: Diario de León | Diario de Valladolid | El Correo de Burgos | Diario de Soria